Utilizamos cookies para mejorar nuestros servicios analizando sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Acepto Más información

VENDAJE FUNCIONAL

Historia

El vendaje funcional es una técnica casi tan antigua como el masaje, ya utilizada entre los atletas en los Juegos Olímpicos de Atenas, y en especial entre boxeadores y jugadores de baloncesto, en especial para proteger las articulaciones de la mano. La explosión de estos vendajes fue en 1930 en EEUU y a España llegó a partir de 1980 con la llegada de muchos jugadores extranjeros a los equipos, sobretodo de baloncesto.

¿Qué es el Vendaje Funcional?

Al vendaje funcional lo definiríamos como: la limitación o inhibición de un movimiento que produce dolor, dejando los demás movimientos libres. Es una técnica que modifica la alineación articular, para su beneficio. Para hacer un buen vendaje funcional es necesario tener claro:

  • Diagnóstico de la lesión.
  • Clara idea anatómica.
  • Qué queremos inhibir o limitar.
  • Idea de la biomecánica/movimiento de la articulación que vamos a vendar.

Objetivos del Vendaje Funcional

Los objetivos se definirán dependiendo del campo de actuación en el que nos encontremos según las necesidades del paciente:

  • TRAUMATOLOGÍA Y/O DEPORTE: El principal objetivo en este campo será reforzar o suplir estructuras lesionadas, permitiendo un movimiento relativamente funcional lo más óptimo posible. Es decir, realizaríamos un vendaje limitando los movimientos que implican el uso de las estructuras dañadas, dejando libres los movimientos que no la usan.
  • NEUROLOGÍA: En este campo de actuación buscamos una reeducación del sistema neuromotor. Los principales objetivos son estimular una función concreta, potenciarla, pues o se ha perdido o se ha debilitado por consecuencia de un trastorno neurológico.
  • LINFEDEMAS: (Acúmulo de líquido linfático en los tejidos), la finalidad de realizar un vendaje en este caso es de evitar la consolidación de este edema y favorecer su reabsorción.