Utilizamos cookies para mejorar nuestros servicios analizando sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Acepto Más información

FISIOTERAPIA NEUROLÓGICA

“La fisioterapia neurológica es la rama de la fisioterapia que abarca el tratamiento de las alteraciones físicas debidas a una alteración del sistema nervioso central o periférico”.

La fisioterapia neurológica abarca un amplio número de diversas técnicas para cubrir las necesidades de cada paciente y patología para conseguir la máxima funcionalidad e independencia posible.

Las claves para que la recuperación del usuario y el éxito del tratamiento rehabilitador, radican en la EFICACIA y PRECOCIDAD del mismo.

Con precocidad, nos referimos a iniciar el tratamiento lo antes posible. En el daño cerebral, ya en la Unidad de Cuidados Intensivos se realizan tratamientos de estimulación, cuidados posturales, movilización, prevención de escaras, fisioterapia respiratoria… Tras salir de esta unidad y una vez asegurada la estabilidad a nivel médico, se debe empezar tratamiento en la habitación o en las instalaciones del Hospital. Muchas de las complicaciones inmediatas tras el ictus están relacionadas con la inmovilidad, por lo que se recomienda la movilización precoz tan pronto como la situación clínica del paciente lo permita.

El inicio del tratamiento rehabilitador durante las primeras 24–72 h tras el ictus es bien tolerado y no comporta efectos adversos. Los pacientes que inician el tratamiento rehabilitador durante la primera semana después del ictus tienen menor grado de discapacidad y mayor calidad de vida a largo plazo que los que la inician más tarde.

El cerebro es más plástico durante los primeros 6-8 meses tras la lesión. Hay aprovechar al máximo este periodo en el que la adaptabilidad del cerebro permite que a través de un entrenamiento adecuado, se reorganice y reestructure, reaprendiendo el control motor perdido.

Más allá del daño cerebral, en otro tipo de patologías que afectan al sistema nervioso, el hecho de iniciar el tratamiento en las primeras fases de evolución, tras el diagnóstico y la aparición de los primeros síntomas (por leves que sean) aseguran una mejor evolución física y enlentecimiento de la progresión (según la patología). Incluso en algunos casos, es interesante empezar la rehabilitación antes de que aparezcan los primeros síntomas, con el objetivo de fortalecer, prevenir, y entrenar estrategias y recursos a emplear en fases avanzadas. Esto repercutirá a medio-largo plazo en la calidad de vida de la persona.

¿Y qué pasa cuando se trata de casos que ya no se encuentran en “fase aguda”? Aunque la rehabilitación consiga mejores resultados durante el primer año, siempre va a ser beneficiosa para el usuario. Los objetivos no serán los mismos, ni tampoco el planteamiento de la sesión. Se trabajará más a demanda del paciente en función de las dificultades que encuentre en su vida diaria (de ahí lo interesante de trabajar en el domicilio). Se tratarán en mayor medida estructuras que por falta de uso o por sobrecompensación, provoquen molestias en el paciente. A nivel musculoesquelético se insistirá en la prevención de acortamientos y rigideces. Y a nivel general, se buscará optimizar el control motor y la función, en vistas a que la calidad de vida del paciente no vaya en detrimento.

Al igual que a las personas sanas se les recomienda entre 3 y 4 días de actividad física a la semana, las personas que han tenido una lesión en su sistema nervioso necesitan realizar algún tipo de actividad adaptada para así encontrarse bien físicamente y prevenir la aparición de impedimentos físicos.

Para el tratamiento de estos pacientes usamos técnicas como:

  • Concepto Bobath.
  • Vojta.
  • Método Perfetti.
  • Neurodinamia.
  • Le Metayer (en fisioterapia pediátrica).
  • Kabat.
  • Ejercicio terapéutico.
  • Trabajo respiratorio.

Algunas de las patologías que se pueden beneficiar del tratamiento mediante fisioterapia neurológica serían:

  • Parálisis cerebral.
  • ICTUS
  • TCE
  • Tumores cerebrales.
  • Lesiones medulares.
  • Enfermedades Neurodegenerativas à Parkinson, ELA …
  • Enfermedades Neuromusculares à Duchenne, Charcot Marie Tooth, Steinert, Becker, distrofia muscular…
  • Enfermedades Autoinmunes à Guillain Barré
  • Esclerosis múltiple.
  • Trastornos del Sistema nervioso asociados a la edad y el envejecimiento.